Ver

Contenido Principal

EXPOSICION "CUANDO EL TOMATE ERA UN CULTIVO SOCIAL. DE FELIPE CORCHERO A INVECOSA"

Imagen

Exposición “Cuando el tomate era un cultivo social. De Felipe Corchero a INVECOSA”

Desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Montijo se ha organizado esta exposición que podrá verse en la Sala Centinela del Teatro Nuevo Calderón del 5 al 19 de octubre. La inauguración de la exposición será este viernes, 5 de octubre, a las 20:00h. Esta actividad que forma parte de los XI Encuentros de Historia en Montijo. Con esta exposición el Ayuntamiento recuerda, desde la memoria gráfica, a los hombres y mujeres que en ella trabajaron.

“Cuando el tomate era un cultivo social. De Felipe Corchero a INVECOSA”, muestra más de sesenta fotografías inéditas que recogen la actividad industrial y social de estas dos factorías. Desde su constitución en 1951 y su aprobación el 27 de junio de 1953, hasta la creación de INVECOSA en 1961 y su posterior absorción, en 1966, por el INI (Instituto Nacional de Industria).

La muestra se divide en: la evolución de la fábrica, instalaciones, fabricación, visitas de personalidades, Fiesta del Tomate, Fiesta de los Reyes, Dia del Trabajo, equipos de fútbol, construcción de viviendas y participación en la Feria de Muestras Iberoamericana de Sevilla.

Los días pasados del verano han estado en plena cosecha del tomate, el oro rojo de las Vegas Bajas del Guadiana, a pesar de que los tiempos han cambiado porque el tomate ha dejado de ser un cultivo social, al imponerse la mecanización en su cogida, transporte y elaboración. Muchos jornales se dieron cogiendo a “destajo” el fruto que vivía en la mata, ayudando a muchas familias y al gremio de los jóvenes estudiantes, que así muchos pudieron afrontar sus estudios.

Sería el industrial emeritense, Felipe Corchero Jiménez, quien instaló, junto a la ‘Alberca de los Bueyes’, frente a la estación del ferrocarril, a comienzos de los años cincuenta una fábrica de conservas vegetales, siendo su primera dedicación la elaboración del pimiento. Fábrica que comenzó a dar puestos de trabajo a la mujer. De ahí el dicho popular ‘Las chicas del pimentón’. Felipe Corchero incorporó aquello que las Vegas Bajas del Guadiana producían, llegando, en aquellos años, el tomate ser el cultivo social por excelencia, junto al algodón.

Sobre la factoría de Felipe Corchero puso su mirada el Instituto Nacional de Industria (INI). Eran los años sesenta. La nueva sociedad pasó a llamarse Industrias Vegetales y Conserveras (INVECOSA), siendo presidente de su Consejo de Administración, el general Manuel Gutiérrez Mellado.

INVECOSA se convirtió en la principal empresa del sector, dedicándose a la industrialización del tomate, incrementando su capacidad de tratamiento como la producción, que de 1965 a 1975 se cuadriplicó en ambos casos, destacando especialmente la fabricación de concentrado de tomate, del que la empresa representaba en torno al 20% del total nacional. 

La compañía pasó a IFESA y luego CARCESA que, a lo largo de los años, al desligarse del Instituto Nacional de Industria tuvo capital de varias multinacionales, hasta llegar a la actual Carnes y Vegetales (Apis), a la que la organización de esta exposición agradece la cesión de su archivo fotográfico que exhibe esta exposición.

 

 

 

 

Concejalía de Cultura